BOLETIN DURANGO TURISTICO - DESTINOS - FOTOGRAFIAS - HOTELES - RESTAURANTES - OPERADORES TURISTICOS - CABAÑAS SIERRA - MUSEOS - DIRECTORIO TURISTICO
hoteles
 
gris
inicio
durango
destinos
fotos
hoteles directorios cultura publicidad links contacto
gris
blanco

 
cuadro CAMINANDO POR MI TIERRA

 

EL RÍO TUNAL.
TEXTO Y FOTOS. Walter Bishop Velarde.

No fue solo al azar que los fundadores escogieron el Valle del Guadiana para establecer en ese entonces la Villa del Guadiana, sino los amplios recursos naturales que les brindaba la región y eran imposibles de pasar de largo. Fue precisamente (dicen) el 8 de julio de 1562 que en la esquina de lo que es ahora las calles 5 de Febrero y Juárez, se funda lo que ellos imaginaron como una urbe precisamente con estas cualidades .

Al norte tenían el río de la Sauceda donde establecieron la Hacienda de la Sauceda, al oeste se tenían los ricos minerales que harían famosa la villa, al este estaría Nombre de Dios con el río del mismo nombre y una increíble producción de sementeras (maíz, frijol, trigo, calabazas y otras) y al sur, tendría las aguas del río Tunal, que como cristales líquidos bajaban de la Sierra Madre Occidental para regar una gran extensión de tierras recias y listas para cultivarlas.

No cabe continuar sin hacer hincapié que estas tierras que describimos ya tenían dueño, pues varias tribus de indígenas Tepehuanos y unos pocos Zacatecos las cultivaban a su arribo. Es importante para dimensionar que solamente fueron unos trece colonos los que fundaron la Villa, luego, durante la Rebelión Tepehuana en 1618 se reportan 50 familias de emigrantes y 30 de Tepehuanos que trágicamente los mismos europeos aniquilaron por miedo a que éstos (los Indígenas) se voltearan contra ellos (lo cual pasó).

Ahora en día es imponente cómo se ha desarrollado la región, inclusive durante la era de Porfirio Díaz donde se tenía la primer fundidora en la Hacienda de la Ferrería, los pueblos de Santa María del Tunal, El Nayar, las haciendas de la Ferrería , de San Miguel, la de Dolores y Navacoyán, hasta el siglo XX con la tierra bien organizada en ejidos agrícolas todavía produciendo ahora mismo, con riego de agua rodada de las presas Guadalupe Victoria y Bayacora hasta nuestros tiempos, efectivamente con trabajo y bienestar para la mayoría de la gente pero con una contaminación verdaderamente apabullante, estamos hablando de bolsas de plástico, envases de PVC, llantas de vehículos y una gran infinidad de envases de todo tipo en toda la zona.

La contaminación de los fluidos detergentes y la más importante, la de el agua, sin la cual por cierto no podemos vivir, pero la hemos contaminado de tal forma que estamos a punto de arruinarla toda, el agua dulce y el agua de mar, donde hemos estado por todos los medios tratando de hacerla inservible como si quisiéramos producir veneno.

Aquí en Durango en el antes precioso río del Tunal tuvimos una contingencia de una gran mortandad de peces, de la noche a la mañana amanecieron muertos por miles y nadie hasta la fecha sabe qué pasó; nosotros, Boletín Durango Turístico, entrevistamos a varios peritos de los cuales no vamos a dar nombres pero por un lado hubo un grito de ECOCIDIO con un costo aproximado de limpieza de este cuerpo de agua de mil millones de pesos y por otro lado, también científicos nos externaron que es culpa de las amas de casa porque le echan mucho detergente cuando lavan la ropa. El gobierno aun cuando lanzó un comunicado en versión PDF no dijo ni lo uno ni lo otro y a todos juntos ya hasta se les anda olvidando.

Cuando ha vivido uno más de la cuenta, te empiezan a venir recuerdos de cosas que te han pasado, creo anécdotas de la vida, unas importantes y otras no tanto, y en lo personal recuerdo muy vívidamente cuando de niño íbamos a pescar unos peces llamados Bagres a la presa derivadora de la Ferrería, a la original, no a esta más moderna, y literalmente te pones a llorar del lastimoso estado en que se encuentra ahora, qué vergüenza como humanidad en conjunto la situación actual hasta donde han llegado las cosas, es como si nos moviéramos dentro de un gigante retrete (es imaginario) donde creemos que estamos muy bien, pero respiramos inmundicia, nos bañamos en ella, nos la comemos y aun así nadie mueve un dedo para en verdad mejorar la situación. Por ahí nos vemos.

 



 
 
© BISHOP + PIZARRO, CONSULTORIA Y PUBLICIDAD 2017
PROHIBIDA LA REPRODUCCION TOTAL O PARCIAL DE LAS FOTOGRAFIAS Y ARTICULOS CONTENIDOS EN ESTA PAGINA